Cómo cambiar tu vida, según la ciencia

Las lecciones de física de la profesora Teresa a menudo eran dejadas de lado, por no físicas como yo, como irrelevantes para la vida cotidiana. Pero, ¿no deberían las leyes que gobiernan nuestro universo ofrecer alguna idea de cómo existir en él? ¿Podría Sir Issac Newton servir como terapeuta general en la evolución humana? Después de todo, estamos hechos de materia estelar.

Todo cuerpo continúa en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo uniforme, no muy lejos de las fuerzas impresas a cambiar su posición. —La primera ley de Newton

¡Buenas noticias! No tenemos que afrontar el caos de la evolución ni las trincheras de indecisión, siempre y cuando sigamos siendo criaturas aisladas y sedentarias. Sin embargo, te recomiendo hacer cosas y socializarte, cuando te acostumbras no está tan mal. La estabilidad es atractiva: el famoso refrán “Más vale malo conocido que bueno por conocer” resulta muy reconfortante. Pero mientras creamos estas supuestas leyes universales, estaremos contradiciendo al mismísimo Sir Isaac Newton, y teniendo en cuenta que la única manzana que se nos ha caído del cielo es el símbolo de nuestro iPhone, no creo que estemos en posición de desdecir lo que Newton afirme. Abrazar la inevitabilidad del cambio, no solo reconocerlo, es estrecharte la mano suavemente y decirte: “¡A por todas!”

El cambio de cantidad de movimiento de un cuerpo, por unidad de tiempo, es igual a la fuerza neta sobre él y tiene lugar en la dirección de esa fuerza.—La segunda ley de Newton

Después de abrazar el cambio, nos quedamos levitando en sus secuelas. Los cambios de vida particularmente desalentadores nos impulsan a una espiral de dudas y autodescubrimiento. ¡Y con razón! Se necesita dar más de uno mismo para lograr objetivos ambiciosos. No eres irrazonable ni desquiciada por sentir una amplia gama de emociones en el transcurso de un día. Por llorar y luego reír. Por sentir afirmación en una decisión y, de repente, dudar de ella. Por temer lo que más amas. Sé amable contigo misma; no concibas tu existencia de otro modo.

(Acción y reacción)Para toda acción hay siempre una reacción de igual magnitud, pero de sentido contrario.—La Tercera Ley de Newton

Una clave para evolucionar con cierta gracia es permanecer empática en el proceso. A medida que cambiamos, también cambiamos la vida de quienes nos rodean. Conseguir el trabajo significa que alguien más no lo hará. Mudarse significa que alguien más se está mudando. Perder el amor significa que alguien más podría encontrarlo. Podríamos admitir la gastada narrativa del mundo egoísta, pero el universo parece sugerir lo contrario.

Hay algo unificador en la diversidad, los humanos nos transformamos de mil maneras diferentes, todas al mismo tiempo. Nadie ha llegado a ningún estado estable, y nadie lo hará. El cambio seguirá ocurriendo, las acciones y reacciones suceden con la respiración de cada pequeño humano de nuestro planeta. No somos seres aislados que viven solo en el continuo causal de nuestras propias elecciones. Somos, según el universo, seres profundamente dependientes que viven en una vasta red contingente. La evolución no es armoniosa u ordenada, pero juntos nos estamos convirtiendo en seres más valientes y brillantes.

O eso espero…

Clàudia x

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s